Trastornos de la personalidad

Los trastornos de la personalidad son aquellos que modifican substancialmente eso que es mas esencial en cada uno: su particular y única forma de ser, a la que conocemos como personalidad. Es posible que esta manera de ser única y tuya, se fuente en ocasiones de sufrimiento. A veces en forma de ideas que se repiten y retornan constantemente, dolores corporales, miedos muy intensos, o hasta momentos de perplejidad o extrañeza, donde podemos llegar a rio o ver cosas difíciles de explicar.

Se dividen en tres grandes bloques:

LAS NEUROSIS

Siendo la más conocida el TOC o trastorno obsesivo-compulsivo, también conocida por neurosis obsesiva. Es compuesta por ideas obsesivas que condicionan gravemente el comportamiento del individuo que las sufre y suelen ir acompañadas de la realización de rituales asociados al pensamiento, de manera que a menudo la persona piensa que si no cumple con tales rituales, puede provocar alguna desgracia a ella misma o a alguna de sus seres queridos. La vida de estos sujetos puede terminar con graves limitaciones y acostumbran a fingir mucho para disimular su patología, así como su inhibición o falta de actividad.

La Histeria, trastorno que afecta a personas que suelen tener problemáticas corporales de tipo conversivo (Dolor, Fatiga, Contracturas frecuentes, Parálisis) o diagnosticados de psicosomáticos, con dificultades frecuentes en las relaciones sexuales o de pareja. Suelen ser personas sociables, emocionalmente variables, y muy expresivas, pero depende de cada caso concreto.

LAS FOBIAS

Hay personas que tienen un miedo o temor desproporcionado a la situación o objeto que lo crea, y que otros podrían considerar irracional. Se trata de un temor inexplicable, involuntario, que escapa del control del individuo y que provoca comportamientos de evitación. Hay muchos tipos de fobias, clasificables según el estímulo que las origina, pero lo más importante es que se trata del constante estado de alerta y la actitud de fuga que generan en la persona que las sufre. Esto, evidentemente, puede limitar el día a día de estos sujetos o provocar situaciones muy angustiantes.

LAS PSICOSIS

Constituyen los trastornos de personalidad que comportan afectaciones y desorganizaciones mentales y comportamentales más graves. Los más importantes son:

– La Esquizofrenia, que comporta una fragilización y fragmentación del yo, con unas dificultades psíquicas y adaptativas muy importantes y que es necesario trabajar, no únicamente con la administración de neurolépticos. En su diagnóstico es importante localizar evidencias de delirio, alucinaciones o de trastornos del lenguaje.

– La Paranoia es una enfermedad psíquica que suele ir acompañada de delirios de persecución, donde el sujeto se siente invadido, amenazado o perseguido por un Otro al que sitúa como agresor. Este puede estar condensado en una sola persona, pero también puede ser situado en una institución o grupo de personas. La experiencia paranoica también puede ser de contenido celotípico (certeza paranoica en relación a los celos en la pareja), cursar con una personalidad extremadamente rígida y juicios pasionales de sucesos o conflictos que la persona no puede olvidar ni perdonar.

-El Trastorno Bipolar o también psicosis maníaco-depresiva, se manifiesta por medio de una vivencia del mundo que oscila entre fases depresivas profundas, con una percepción de indignidad, abandono o fracaso, con fases maníacas con una hiperactividad considerable, con delirios megalomaníacos o de grandeza, de poder, o de contenido místico, donde el sujeto cree que todo es posible, elevando su capacidad a una omnipotencia. Tanto la fase maníaca como la melancólica pueden darse por separado o en intervalos de tiempos muy espaciados entre sí, por lo que a menudo puede ser erróneamente diagnosticada como Depresión.

El tratamiento de la psicosis debe abordarse mediante una combinación del tratamiento farmacológico y una psicoterapia, donde el paciente pueda ser escuchado y acogido en su discurso, sea o no delirante. Hay que tener en cuenta que el delirio es una tentativa de curación, y que nunca debe ser tratado como algo a erradicar. En ese sentido y por difícil que parezca, es el mundo el que tiene que encontrar una manera de adaptarse a la persona que transita en el camino de la psicosis.

Preguntas frecuentes

El TOC o trastorno obsesivo-compulsivo es el nombre que la psiquiatría actual le otorga a la neurosis obsesiva, o más concretamente a su expresión sintomática en forma de obsesiones y compulsiones. Las ideas obsesivas (también nombradas obsesiones) se caracterizan por tener la forma de imagen o pensamiento que se impone de manera intrusiva y recurrente en el pensamiento del sujeto, provocando malestar o repulsa por parte de la persona. Las obsesiones son muy comunes en la población y no siempre implican un estado patológico. En este sentido, llamamos a no preocuparse tanto por el diagnóstico, si no a priorizar el hecho de si estas obsesiones o rituales compulsivos – que intentan “compensar” tales pensamientos- limitan significativamente la vida de la persona y generan un malestar importante.

No hay una única respuesta, y esta dependerá de cada caso. De todas formas, hay personas en las que la autolisis sirve para poder hacer un “corte” en la angustia desbordante que experimentan, en un dolor psíquico que no saben o ponen poner en palabras y simbolizar. El hecho de infligir dolor en el propio cuerpo sería en estos casos una tentativa de localizar el dolor en un punto, contrapuesto a la invasión de un real que parecería no tener freno de otra manera. Una marca de goce que limite este río pulsional que el sujeto experimenta. Es por eso que el tratamiento psicoanalítico puede ayudar a poder elaborar este sufrimiento o angustia de una manera diferente y menos autodestructiva, a partir de la estructura simbólica de la palabra y del discurso

Hay personas que experimentan o han experimentado fenómenos o alucinaciones en alguna de sus diversas vertientes: auditivas, visuales, táctiles, etc. Puede ser muy complicado vivir con tales experiencias para uno/a mismo/a, especialmente por el carácter de extrañeza o de amenaza con el que pueden mostrarse. Nuestro equipo tiene experiencia y recursos para tratar esto tan íntimo y difícil de compartir, pero que te afecta a ti. Te podemos escuchar respetando en todo momento tus vivencias particulares.

Contacta con nuestro equipo

¿Quieres pedir hora o tienes más dudas? Te asesoraremos en lo que nos pidas.

Ir arriba